2 de julio de 2022

OPINION. Panegírico del populismo

 Cuando los ultraconservadores alientan asaltos a parlamentos democráticos, cuando se denigran gobiernos elegidos legítimamente, cuando falazmente se tachan de ilícitos los procesos electorales, cuando se invaden países en nombre de la geopolítica o  cuando se usurpan los impuestos a los pobres traspasándose a los ricos. En todos esos casos se ataca la democracia, defendiendo un populismo rayano al fascismo.

Los empresarios no son mejores cuando se presentan ante la sociedad como paladines de la libertad (de mercados) cuando en realidad en este momento, están subiendo artificialmente los precios para forrarse, colaborando así en la subida de la inflación, para luego hacer chantaje a los gobiernos,  tildándoles implícitamente de nazis, amenazándoles incluso con cerrar empresas si les suben los impuestos y no les consienten seguir asaltando los bolsillos de los ciudadanos con márgenes de beneficios salvajes, solo defendido por los medios de comunicación conservadores y partidos políticos  ultraconservadores como PP y Vox, que por algo será.

Es aberrante y cansino escuchar a diario, desde el partido popular, acusaciones trumpistas sin fundamento  al Gobierno de España, llenas de falsedades, donde se dicen que quieren controlar al CGPJ  (cuando lleva en funciones y caducado cerca de 4 años) y al Tribunal Constitucional, que a ambos dos, desde el PP se niegan a renovar, incumpliendo así la Constitución. Además de otras insinuaciones e insidias sobre la toma de control del CIS y del INE  y de paso dirigir las empresas informáticas encargadas de la publicación de resultados electorales en internet. Relacionándolo todo ello con pucherazos en las elecciones democráticas españolas (aunque al PP las últimas cuatro elecciones autonómicas no le ha ido mal, pues las ha ganado) que demuestran además de mala fe, una enorme ignorancia al respecto del funcionamiento de dichas Instituciones, que miedo me da que ganen unas elecciones generales y gobiernen el país semejantes incompetentes.

De esta manera llegamos a la conclusión final, pues a consecuencia de los continuos regalos a Iglesia, bancos, empresarios y clases altas, en general en forma de traspaso de nuestros impuestos a dichos estamentos privados (por ejemplo, los que tienen nómina son los únicos que pagan proporcionalmente a sus ingresos la Seguridad Social, pero la utilizamos todos)  que nos quedaría como sigue.

Caso de votar a PP o Vox, la gente humilde tendría menos trabajo, con más miseria y ruina económica de sueldos basura, como ya ocurrió en gobiernos anteriores del partido popular. Pero también más enfermedades y menos acceso a la educación, pues debido a la rebaja de calidad de los Servicios Públicos: Sociales, Sanitarios y de Educación, quedarían cercanos a su desaparición ya que por intereses espurios interesa su privatización. Y por supuesto, todo ello iría en detrimento de nuestros derechos y libertades.

Fuente: Redacción.

1 de julio de 2022

MUNDO. La humanidad se encamina hacia una época tenebrosa y una nueva guerra fría.

 Y no solo por el cambio climático, que también (a pesar de lo que digan los sesudos jueces de la Corte Suprema de EEUU), sino y sobre todo por la invasión de Ucrania, que ha desencadenado el rearme global y el alineamiento por bloques de los países a nivel mundial, que en sí mismo no es peligroso, pero si sus consecuencias.

El mundo se adentra en una fase de convulsión sin parangón en las últimas décadas. La guerra de Rusia en Ucrania es un factor que precipita dinámicas polarizadoras que ya se venían produciendo por las tensiones entre Occidente y China. Por un lado, cierran filas las democracias occidentales con sus aliados asiáticos, como muestran las cumbres del G-7, la OTAN y la UE de estos días. Por el otro, Rusia y China intentan converger y, a la vez, atraer a otros países, como evidencia la cumbre de los BRICS del jueves.

La insólita acumulación de cumbres en el arco de una semana toma el pulso de esta tendencia polarizadora con brutales consecuencias desgarradoras, que acarrea serios riesgos de conflictividad en el futuro próximo. En ella, Occidente retiene una preeminencia en prácticamente todos los ámbitos, pero China avanza a pasos de gigante en todos los frentes y Rusia dispone de activos energéticos y militares de gran alcance estratégico.

Las cumbres de estos días, además, demuestran que Occidente cuenta con un mayor nivel de cohesión interna. La agresión rusa ha cerrado filas, en el seno de la OTAN ―a la que ahora quieren adherirse Suecia y Finlandia― o entre democracias occidentales y orientales como Japón o Corea del Sur. Al otro lado, pese a las altisonantes palabras, la relación entre Rusia y China exhibe un recorrido todavía limitado, y la declaración final de la reunión de los BRICS ―como toda su trayectoria― expone su sustancial infertilidad.


De entrada, destaca la cohesión entre los aliados de la OTAN ―que suman más de la mitad del gasto militar mundial― o entre potencias occidentales y sus socios de la región Asia-Pacífico. Los 29 países que ofrecen ayuda militar a Ucrania también superan la mitad del gasto militar global. Además, en el nuevo contexto marcado por la agresión rusa, varios países de la galaxia occidental están planificando consistentes subidas de las inversiones militares para los próximos años.


En el terreno tecnológico, también, EE UU y los países democráticos retienen una considerable ventaja, sobre todo gracias al poderío de tantas empresas estadounidenses de vanguardia, lo que repercute en ventaja estratégica para el país. En este dominio también, la coordinación entre países occidentales, por ejemplo en materia de servicios de inteligencias, marca una fuerte diferencia con respecto a la mucho más laxa cooperaciónentre Pekín y Moscú.

 

Aun así, China va ganando rápidamente terreno tanto en lo militar, con ingentes inversiones, como en lo tecnológico, con el florecer de un consistente ecosistema de grandes empresas punteras. Europa se halla, en cambio, rezagada en este apartado, y busca compensar su retraso con planes de refuerzo de su autonomía estratégica.

 

En este contexto, es preciso señalar la relevancia de Taiwán, por su fuerte industria en el fundamental sector de los microchips, y por su gran potencial como punto de conflicto entre las dos potencias globales: con una China determinada a conseguir una reunificación, y unos EE UU comprometidos con el territorio democrático.

Pese a que la ventaja del entramado occidental en su conjunto es evidente, sería un error sobrestimarla e infravalorar el potencial de sus adversarios. Occidente afronta dificultades para mantener un rumbo cohesionado e incisivo en un momento en el que sufre gravísimas repercusiones a causa del entorno conflictivo. Los cimientos de su unión no están en cuestión, pero sí su capacidad de proyectar una posición unitaria y fuerte. El malestar por las turbulencias vinculadas a la guerra y a las sanciones a Rusia, en términos de escalada de precios, escasez de suministros, posibles oleadas migratorias, puede fomentar el disenso en las opiniones públicas y quebrar la cohesión.

Y por el otro lado, si bien no existe nada comparable a una alianza militar estrecha como la OTAN o una cooperación política y económica como la UE, sí hay factores que desempeñan un papel fundamental. China y la India han incrementado de manera muy significativa sus compras de crudo ruso. Lo hacen a precio descontado con respecto al que sería el nivel de mercado. Aun así, compensan de manera sustancial el golpe propinado a la industria petrolera rusa por las sanciones occidentales, lo que tiene una enorme importancia estratégica.

El dominio energético es el aspecto más evidente del proceso de reconfiguración de la globalización en marcha y que va más allá de la desconexión de los combustibles fósiles rusos. La creciente desconfianza hacia China impulsa una reflexión ―y acción― en Occidente para reorganizar también las cadenas de producción. El objetivo estratégico de las democracias liberales es depender menos de la potencia manufacturera china, diversificando líneas, adquiriendo mayor autonomía. Se trata de un proceso lento, pero de enorme calado.

Aun así, resulta improbable, o al menos prematuro, considerar que esto desemboque en una desglobalización. Se perfila más bien como un rediseño de la misma. La envergadura de los lazos económicos y comerciales es enorme, y de alguna manera constituyen un contrapeso a las fuerzas polarizadoras.

La observación de los datos de exportación evidencia los países que tienen un interés especial en el mantenimiento de un orden global con un marco comercial estable. China y Alemania destacan como los dos grandes gigantes de la exportación. Berlín, precisamente, impulsó, durante su presidencia rotatoria de la UE en el segundo semestre de 2020, la firma de un nuevo acuerdo con Pekín en materias de inversiones y comercio. El pacto, sin embargo, ha naufragado en los posteriores procesos de ratificación.

La conciencia de la necesidad de reducir la dependencia del mercado chino se ha ido acrecentando en Europa y también en la industria alemana, y este factor se ha sumado a la fuerte divergencia de EE UU, iniciada bajo la presidencia de Trump con una guerra comercial, y que prosigue ―con algo menos de animosidad, pero con un planteamiento sustancialmente parecido― bajo la presidencia de Biden.


La vinculación comercial entre los dos gigantes del mundo es profundísima. China es el mayor mercado de importación para EE UU, y este es el mayor de exportaciones para Pekín. Las cosas están cambiando. Apple, quizá el mayor símbolo de la vinculación entre tecnología estadounidense y manufactura china, está desplazando líneas de producción a Vietnam, donde cuenta con fabricar aparatos como iPad y AirPods. Muchas otras empresas se hallan en procesos parecidos, pero la imbricación es tan profunda, engrasada y lucrativa que no es previsible que se desarrolle de forma abrupta y radical.

El sector financiero es otro factor de imbricación, como muestra, entre otros factores, el gran peso de China entre los acreedores del Tesoro de EE UU. Los elementos de interrelación entre EE UU y China tienen una especial importancia para la lectura de un orden mundial en metamorfosis. Rusia tiene un relevante peso estratégico y una fuerte capacidad de desestabilización (por su arsenal nuclear, sus recursos energéticos y su tamaño geográfico), pero el mundo del futuro depende eminentemente de qué tipo de relación mantendrán las dos auténticas superpotencias, y del posicionamiento de otros actores clave, como la UE, la India o la propia Rusia, dentro del tablero marcado por los dos titanes.



En el sector financiero, como en el militar y el tecnológico, EE UU sigue disponiendo de un estatus de preeminencia enorme gracias al dólar y su posición dominante en los mercados globales. Es con gran diferencia la divisa más utilizada en las transacciones y a la que más se recurre en concepto de reservas.


El sector energético es otro factor determinante en la actual convulsión. La guerra en Ucrania ha provocado un shock, con Occidente decidido a prescindir de los combustibles fósiles rusos. 

La UE sufre una elevada dependencia de Rusia en este sector, lo que está provocando especiales turbulencias. El impacto en la inflación es ya elevado, y Rusia parece determinada a usar de forma agresiva esta herramienta, como demuestran las recientes medidas para reducir los suministros a Alemania e Italia, dos grandes clientes.


El Kremlin, probablemente, considera que en gran medida puede compensar las pérdidas por esas ventas gracias a los altos precios y una redirección ―especialmente del crudo, más manejable― hacia otros clientes asiáticos. 

También parece sopesar la probabilidad de que será capaz de gestionar el sufrimiento de la sociedad rusa ―sometida a una fuerte represión― mejor que los Gobiernos europeos ante sus opiniones públicas libres y crecientemente inquietas por el deterioro de la situación. La presión de las opiniones públicas sobre sus Ejecutivos podría producir una reorientación de sus políticas exteriores.

El desgarro de los vínculos energéticos con Rusia demuestra que el actual momento de convulsión es tan potente que incluso lazos profundos pueden ser cortados. Esa dinámica, los síntomas de reconfiguración de las cadenas de suministro, o el estrechamiento de alianzas como el Aukus (Australia, Reino Unido, EE UU) apuntan que las fuerzas polarizadoras están prevaleciendo sobre las integradoras.



Los principales polos buscan, a su vez, atraer hacia su órbita a los países que no se sitúan de forma definida en un bando. Significativamente, los BRICS invitaron a asistir a su cumbre a una docena de países, entre ellos Irán, Indonesia, Argelia y Argentina. El G-7, a su vez, ha invitado a la India, Sudáfrica, Senegal o Argentina, mientras la OTAN, por primera vez, ha invitado a líderes asiáticos de países como Australia, Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda. Este es el gran juego del siglo XXI. El riesgo de conflictividad es mucho más elevado que en las décadas anteriores.

Fuente: El País.com

SUPERCOMPUTACION. España busca computador cuántico de 20 cúbits por 10 millones de euros con O.S. Linux

 El Centro Nacional de Supercomputación saca a concurso la compra del primer ordenador cuántico que se construirá en España, una tecnología llamada a revolucionar el campo de la supercomputación

Empieza la carrera cuántica en España. El Centro Nacional de Supercomputación (también conocido como Barcelona Supercomputing Center, BSC) ha sacado a concurso la compra de un computador cuántico a cambio de 10 millones de euros. El ordenador se instalará en Barcelona, aunque las 25 universidades y centros de investigación miembros del proyecto Quantum Spain podrán utilizar sus capacidades de cálculo de manera remota.

La computación cuántica quiere abrir un nuevo capítulo en la capacidad de procesamiento de información de las máquinas. Los ordenadores tradicionales se basan en bits: pulsos eléctricos u ópticos que pueden encenderse y apagarse, estableciendo el lenguaje binario clásico de unos y ceros en el que se ha cimentado hasta ahora el progreso digital. Un ordenador cuántico utiliza bits cuánticos o cúbits, que tienen capacidad de estar en múltiples estados a la vez entre el uno y el cero, o superponer ambos. Ofrecen un espacio computacional inalcanzable para el sistema tradicional.

Los récords han caído uno tras otro en los últimos años. El Sycamore, el procesador cuántico de 53 cúbits de Google, mostró ser capaz de resolver problemas 150 veces más rápido que el superordenador tradicional más veloz del mundo (el Frontier, ubicado en un laboratorio de investigación en EEUU, que puede realizar más de un trillón de cálculos por segundo). Los científicos chinos que desarrollaron el Zuchongzhi, de 66 cúbits, mostraron que esta máquina podía solventar en tres minutos operaciones matemáticas que su competencia tradicional tardaría 600 millones de años en completar. Una velocidad que los 127 cúbits del Eagle, que IBM presentó a finales de 2021, podría llegar a doblar.

La primera aplicación práctica de la computación cuántica es la investigación, como el desarrollo de nuevos materiales o moléculas. Por ejemplo, estudiando cómo un nuevo medicamento puede interactuar con el cuerpo humano. También podría ser capaz de transgredir la criptografía, el método de seguridad informática más robusto de la actualidad, por lo que la carrera cuántica está suscitando interés militar además de científico.

No obstante, el computador cuántico de España no llegará a esas cifras. La licitación abierta por el BSC pide que el ordenador suministrado tenga al menos 20 cúbits cuando esté finalizado en 2025, así como capacidad para ser ampliado hasta los 50.

“El objetivo de Quantum Spain no es competir con otros computadores cuánticos en número de cúbits. Queremos calidad antes que cantidad. Este es un proyecto realista que apuesta por tener un ordenador cuántico potente, pero no a costa de sacrificar aquellas propiedades cuánticas que lo hacen especial”, explica Alba Cervera, coordinadora de Quantum Spain.

“El objetivo es tener un dispositivo funcional y de calidad, que sea útil y que pueda utilizarse para resolver problemas reales en el futuro próximo. Queremos que sirva para que España desarrolle algoritmos propios, que se fomente su uso transversal tanto para investigación como para empresas y que forme a los futuros usuarios y usuarias de esta tecnología”, añade Cervera, doctora en computación cuántica.

España no alcanzará las cifras de los líderes en este campo, pero también ha comprometido mucho menos dinero en el proyecto. EEUU gastará 29.000 millones de dólares 2022 a 2026, mientras que se calcula que la inversión de China, que no ha hecho públicas las cifras, es similar. En comparación, los 10 millones que empleará el BSC en adquirir su primer computador cuántico (8,2 millones antes de impuestos) forman parte de una partida de 22 millones de euros con la que se financia el proyecto Quantum Spain. La cifra es ampliable a 60 millones en los próximos tres años, cubiertos en su totalidad por fondos europeos.

Chip a chip

El BSC ha previsto que el computador cuántico español se construya chip a chip, a instalar cada seis meses hasta completar un mínimo de siete chips. El primer chip deberá tener al menos 2 cúbits y ser entregado en diciembre de 2022.

A partir de ahí, el pliego de condiciones técnicas exige que cada nuevo chip instalado mejore el anterior, y que el número de cúbits se doble cada dos generaciones. Antes de eso, la empresa que gane el concurso deberá instalar el propio ordenador cuántico en el recinto del BSC, una antigua capilla de Barcelona que compartirá con el supercomputador español MareNostrum.

La pieza principal y más característica de los ordenadores cuánticos es su refrigerador de dilución, un sistema basado en helio que alcanza temperaturas mucho más bajas que el enfriamiento por agua. Es tan llamativo que el BSC ha introducido como requisito deseable “la entrega de un refrigerador de dilución para su muestra al público y su exposición, sin que este tenga que ser funcional ni cumplir con ninguna especificidad respecto al tamaño”.

Código abierto y Linux

Para el software del ordenador, el BSC ha exigido que este sea de código abierto. Tanto en el apartado de programación como en el de acceso e interacción con él. “Se deberá proveer contacto directo al BSC con los desarrolladores de dicho software de programación. Deberá servir para resolver dudas como para poder hacer peticiones de modificación del código de la herramienta”, pide el centro.

“El sistema operativo deberá ser Linux, todos los componentes deberán llevar la misma versión de sistema operativo”, añade el BSC.

Este es uno de los requisitos que podría echar para atrás a empresas como Google o IBM, cuyos desarrollos se basan en software privativo. Su modelo de negocio con esta tecnología es alquilar potencia de cálculo de manera remota a investigadores y empresas que requieran el uso de computadores cuánticos para sus experimentos o nuevos desarrollos. Microsoft, otra de los líderes del sector, estaría en la misma situación.

Este requisito, no obstante, no es negociable para el BSC, según expresa en el pliego de condiciones. La institución lidera también un proyecto europeo para llevar la lógica de código abierto también al terreno del hardware, en concreto a los chips. “Europa tiene que tener tecnología soberana, primero porque a nivel económico va a generar un rendimiento, pero segundo, porque si quieres hacer una internet ética, tienes que dominar la tecnología que la sostiene”, explicó en un reportaje de elDiario.es Mateo Valero, director del BSC.

Fuente: El Diario.es

23 de junio de 2022

POLITICA. Los pirómanos políticos de las derechas arrasan España.

Los pirómanos ideológicos conservadores y sus adláteres pirotécnicos  ultraconservadores arrasan España, predicando el holocausto económico español en base a recetas financieras decimonónicas.

En primer lugar, para el que está dispuesto a volver a la política activa española, por aquello de servir a Dios y a España. 
Que dice JP Morgan y el FMI, que es posible se llegue a una recesión en EEUU. y otras naciones occidentales, aunque países como España, tiene más posibilidades de no salir malparado, debido a las siguientes diferencias,

  • La escasa dependencia de productos energéticos rusos.
  • Las limitadas pérdidas a resultas de la invasión de Ucrania, consecuencia del mínimo intercambio comercial con Rusia.
  • Los fondos de recuperación de la Unión Europea ("Fondos Next Generation EU") 
  • Y el turismo.

Por otra parte, cabe recordar a estos personajes políticos, bien acomodados en el ala derecha de conservadores y ultraconservadores, tan aficionados a la pirotecnia ideológica,

  1. Que las recesiones se cortan de raíz, aumentando el consumo, y por tanto, poniendo más dinero en circulación.
  2. Que existe una ley, recientemente aprobada, que obliga a indexar la subida de las pensiones al IPC, que por ende fomenta el consumo.
  3. Que otra forma de aumentar el dinero en circulación y por tanto el consumo, es aumentar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
  4. Además, también sería recomendable controlar la inflación modulando los precios o beneficios de las empresas energéticas, bien topando los precios máximos de productos energéticos, imputando a las  empresas energéticas la compensación de dichos topes, o bien vía impuestos, que graven las ganancias de las citadas empresas. Evitando de esta manera, que empresas gasísticas, eléctricas y petroleras, obtengan beneficios obscenos y multimillonarios.

Un consejo a todos los pirómanos ideológicos, pronosticadores del juicio finalEs cierto que existen catástrofes naturales, como pandemias, tormentas como la Filomena de Madrid o incendios forestales como el de Zamora, pero la obligación de los gobernantes autonómicos es poner los medios necesarios para solventarlos,  no mirar para otro lado y acabar culpando a bomberos, sanitarios o al Gobierno de la Nación, para tapar su inacción o una supuesta dejación de funciones punible. Y a nivel nacional, si de verdad son unos patriotas demuestenlo no votando en contra de los derechos y libertades de la ciudadanía y teniendo un mínimo de decencia política y conciencia social, cuando llegan votaciones al Parlamento del Estado, como,

  • La aprobación de la Reforma Laboral.
  • La subida del SMI
  • La indexación al IPC de la subida de las pensiones
  • La ley de la Memoria Histórica.
  • La ley de la cadena alimentaria
  • La ley del aborto.

Pero también leyes como la del Ingreso Mínimo Vital, la regulación de la Eutanasia, la de medidas urgentes en materia de protección y asistencia a las víctimas de Violencia de Género o la ley de protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la violencia. Y asimismo también, en la nueva ley de Educación y la de Cambio Climático y Transición Energética.


Por último, es una vergüenza que la justicia española avale en tiempos de pandemia comisiones impúdicas, o cuando menos éticamente reprochables, a familiares de dirigentes gubernamentales en ejercicio por no tener pruebas fehacientes, y en otros casos fuera de pandemia, con pruebas circunstanciales, pidan imputar a gobernantes igualmente  en activo, y que desde la Asamblea de Madrid, sin ningún pudor, se vanaglorien de ello. Y el  CGPJ y el Tribunal Constitucional sin renovar gracias al PP.


Así que menos discursos incendiarios, y más trabajar por el bien común, que se les nota mucho la caída a la derecha que llevan encima, y lo poco que les gusta cumplir la Constitución. 


Y aunque de momento hallan conseguido embaucar a madrileños, castellanos-leoneses y andaluces, en perjuicio de su calidad de vida y de sus Servicios Públicos Sociales, Sanitarios y Educativos, que tanto se ha dejado sentir durante la pandemia, debo recordarles, que en las elecciones generales nos vemos, pues como dice el saber popular, "el que ríe el último ríe mejor"

Fuente: Redacción. 

INVESTIGACIÓN. Correos filtrados muestran cómo el gigante petroquímico Sibur pagó por una mansión vinculada a Putin

  Los correos prueban que Sibur acordó en 2012 pagar más de un millón de dólares al año para alquilar una mansión en el Golfo de Finlandia a un viejo amigo del presidente ruso

La mayor empresa petroquímica de Rusia, Sibur, está relacionada desde hace tiempo con el presidente Vladimir Putin. Su viejo amigo, el oligarca Gennady Timchenko, adquirió una importante participación en la compañía en 2011. Y su exyerno fue noticia cuando se reveló que, tras casarse con la hija de Putin, adquirió una participación del 17% en Sibur que le hizo multimillonario.

Ahora, por primera vez, una filtración de correos electrónicos de la empresa obtenida por el consorcio periodístico OCCRP prueba que Sibur gastó grandes sumas en una villa vinculada a Putin. OCCRP compartió su investigación con diversos medios de comunicación internacionales, entre ellos infoLibre en España.

La casa es una mansión señorial en el Golfo de Finlandia conocida como Villa Sellgren. En 2016, el canal de televisión Dozhd informó de que se había convertido en un destino vacacional para Putin. El líder de la oposición Alexei Navalny apuntó en la misma línea, y señaló que una pancarta cerca de la entrada de la villa la identificaba como un “centro de recreo” de Sibur. Navalny sugirió que el cartel de Sibur era una forma de encubrir el uso de la casa por parte de Putin.

Los correos filtrados proporcionan nuevas pruebas de que esa hipótesis era correcta. Sibur acordó en 2012 pagar más de un millón de dólares al año (950.000 euros al cambio actual) para alquilar la villa a su propietario, Oleg Rudnov, un viejo amigo de Putin, a través de una empresa de gestión de propiedades llamada Nogata.

Pero el gigante petroquímico no estaba realmente autorizado a utilizar las instalaciones, y algunos de sus principales ejecutivos estaban desconcertados por el acuerdo, según muestran los correos electrónicos.

"La directora [de Nogata] me dijo que tiene una tarea, alquilar la villa, y después podemos hacer lo que queramos, incluso hacer celebraciones corporativas allí", escribió el director general de Sibur, Mikhail Mikhailov, con aparente sorpresa. "¿He entendido bien que la alquilamos para nuestros fines? ¿Podemos usarla?", preguntó al presidente del consejo de administración de la empresa, Dmitry Konov, en un correo electrónico de agosto de 2012.

"No podemos usarla", respondió Konov.

Nogata también tiene estrechos vínculos con Putin: pertenece a Nikolai Shamalov, amigo de Putin y padre de Kirill Shamalov, que se casó con la hija del presidente en febrero de 2013.

En junio de 2013, un representante de Nogata escribió a Sibur explicando que una nueva empresa de gestión se haría cargo de la propiedad, y que el contrato de arrendamiento de Sibur debía ser rescindido en un plazo de diez días.

Para concertar un nuevo contrato de arrendamiento con la nueva empresa gestora, escribió, Sibur tendría que hablar con un hombre llamado Pavel Zaitsev.

El motivo de este cambio no está claro. Pero la participación de Zaitsev en la organización del alquiler de la lejana villa es muy relevante porque trabaja para el Banco Rossiya, entidad financiera conectada con el círculo íntimo de Putin y con LLCInvest, un grupo de empresas creadas en torno al banco que posee múltiples activos vinculados al presidente ruso. (puedes leer aquí la información sobre LLCInvest). Zaitsev declinó responder a las preguntas de OCCRP.

Para aclarar qué hacer tras el correo electrónico de Nogata, que parece haberles dejado perplejos, los directivos de Sibur se dirigieron a Konov, el presidente del consejo de administración en aquel momento. "¿Actuar de acuerdo con las recomendaciones propuestas?", preguntó uno. "¿Qué hacer con el pago (seguir pagando?)?".

"Seguimos pagando"

Konov prometió "preguntar". Dos días más tarde sugirió que el vicepresidente de Sibur, Mijail Mijailov, hablara de la cuestión con Kirill Shamalov, que entonces todavía era el yerno de Putin. Pero incluso antes de que se produjera esa charla, Konov instruyó a Mikhailov: "Seguimos pagando".

Poco después de la reorganización, los empleados de Sibur observaron que la nueva dirección no les dejaba visitar la mansión, algo que debían hacer periódicamente para asegurarse de que los pagos de Sibur estaban justificados. "Se recibió una respuesta preliminar de la nueva empresa gestora con un rechazo [a nuestra petición] de visitar la propiedad", escribió un miembro de la junta directiva a Konov. Una vez más, el asunto se remitió a Shamalov.

A preguntas de OCCRP, un portavoz de Sibur describió el acuerdo de la empresa como un "subarriendo" que sólo le daba un acceso limitado y no exclusivo a la propiedad entre 2012 y 2013. Dicho portavoz añadió que Sibur lo utilizaba para eventos corporativos, como seminarios de gestión y ejercicios de formación de equipos, y aseguró que la empresa no tenía información sobre su uso por parte de Putin. Proporcionó además una respuesta adicional de Konov, presidente del consejo de administración de Sibur en el momento del alquiler, quien indicó que la idea de que Sibur llevaría a cabo los deseos personales del presidente Putin era "absurda".

Ninguno de los documentos vistos por los periodistas describe el acuerdo como un "subarriendo" limitado, y el cartel que designa Villa Sellgren como un "centro de recreo" de Sibur es difícil de cuadrar con tal acuerdo. En una respuesta adicional, el portavoz de la empresa añadió que el cartel no había sido colocado allí por Sibur y destacó que su diseño y formato no coincidían con la marca estándar de la compañía.

En 2017, el día después de que Navalny diera a conocer su investigación, los correos electrónicos filtrados muestran a los ejecutivos de Sibur elaborando una estrategia sobre cómo contener las conversaciones en las redes sociales que vinculaban a la empresa con la mansión, a la que se referían únicamente como "la propiedad inmobiliaria."

Fuente: infolibre.es

INVESTIGACION. Misterioso grupo de empresas vinculadas al Banco Rossiya reúne miles de millones en activos relacionados con Putin

 Los periodistas se han esforzado durante años por determinar qué patrimonio tiene Vladímir Putin.

El presidente ruso, que cultiva una imagen pública de patriotismo sobrio, ha sido vinculado a una serie de lujosas propiedades, como un inmenso palacio en el Mar Negro, las hectáreas de viñedos circundantes, una estación de esquí y un chalé al norte de San Petersburgo.

Pero siempre ha sido imposible relacionar la propiedad de estos bienes directamente con Putin a través de un rastro documental. Muchas veces han sido amigos de Putin quienes han dado un paso adelante para reclamarlos como propios.

Un viejo amigo y antiguo sparring de judo del presidente ruso, Arkady Rotenberg, dice ser dueño del palacio del Mar Negro. Los viñedos de los alrededores se reparten entre otros dos socios de Putin: el hijo de uno de sus amigos de la infancia y un conocido oligarca, Gennady Timchenko. La villa al norte de San Petersburgo pertenece a Sergei Rudnov, el hijo de otro viejo amigo que murió en 2015.

Pero todos estos activos, aparentemente en manos de varias personas diferentes, tienen algo en común: son propiedad de empresas y entidades sin ánimo de lucro que están conectadas entre sí por una infraestructura técnica subyacente visible a través de un dominio de correo electrónico: LLCInvest.ru.

Todos los activos importantes que se han atribuido públicamente a Putin comparten esta conexión.

Así lo prueban diversas pruebas documentales obtenidas por el consorcio periodístico OCCRP, que compartió su investigación con diversos medios de comunicación internacionales, entre ellos infoLibre en España.

Lo que podríamos denominar "empresas de LLCInvest" también poseen otras docenas de propiedades y negocios valiosos. Algunas están relacionadas con el Banco Rossiya, una entidad ampliamente conocida como "el banco de Putin", mientras que otras pertenecen en última instancia a miembros de su círculo íntimo. Esta entidad financiera comenzó a amasar un imperio empresarial con intereses en medios de comunicación, telecomunicaciones, inmuebles y turismo después de que Putin fuera elegido presidente por primera vez en el año 2000.

Los periodistas de OCCRP y de Meduza se fijaron en LLCInvest.ru después de que una investigación de 2017 del semanario ruso Sobesednik señalara que era utilizada por una red de organizaciones sin ánimo de lucro fundada por los amigos de Putin. Siguiendo esta pista, encontraron decenas de otras empresas y entidades sin ánimo de lucro cuyo personal y propietarios utilizan direcciones de correo electrónico en este dominio, y que parecen estar interconectadas.

El dominio LLCInvest.ru está alojado en una empresa tecnológica llamada Moskomsvyaz, que a su vez está estrechamente vinculada al Banco Rossiya. El año pasado, una fuente filtró a los periodistas una gran cantidad de metadatos de correos electrónicos de Moskomsvyaz, que revelaban que los gerentes, propietarios y empleados de estas empresas de LLCInvest, aparentemente sin relación entre sí, se comunicaban con frecuencia de un modo que sólo cabría esperar de personas que trabajan juntas.

Por ejemplo, Rudnov, el hijo de un viejo amigo de Putin, es el propietario de una empresa llamada Volna que utiliza el dominio LLCInvest.ru. Los correos electrónicos filtrados muestran al cofundador de una empresa de LLCInvest completamente diferente debatiendo sobre las finanzas de Volna con otro hombre que utilizaba una dirección LLCInvest.ru. Ninguno de ellos tiene ninguna conexión pública con Volna.

Otra filtración proporciona pruebas adicionales de que las empresas LLCInvest trabajan juntas. Los correos electrónicos de una empresa constructora que levantó una villa al noroeste de San Petersburgo conocida localmente como "la dacha de Putin" muestran que tres empresas diferentes de LLCInvest son propietarias de distintas parcelas alrededor del complejo, mientras que una cuarta entidad –una organización sin ánimo de lucro aparentemente dedicada al "renacimiento de las tradiciones marinas"– gestionó la construcción.

"La única explicación que veo es que estas empresas están unidas por un sistema de gestión común", indicó un experto en corrupción en Rusia que revisó los hallazgos de OCCRP. [No se le identifica porque relacionarse con OCCRP, considerada una entidad "indeseable" por las autoridades rusas, puede conllevar ahora una severa sanción legal, incluido ir a prisión).

Muchos de los propietarios de las empresas de LLCInvest proceden de un grupo de amigos y socios que se agruparon en torno a Putin cuando éste era un alto funcionario de San Petersburgo en la década de 1990, añadió. "[LLCInvest] se parece sobre todo a una cooperativa, o a una asociación, en la que sus miembros pueden intercambiar beneficios y propiedades", concluyó.

En total, los periodistas pudieron identificar 86 empresas y entidades sin ánimo de lucro que parecen formar parte de esta red informal. En conjunto, poseen activos por valor de cerca de 4.300 millones de euros, incluyendo mansiones, aviones, yates y cuentas bancarias repletas de fondos. Todas ellas están interconectadas y comparten los mismos administradores, direcciones de registro y proveedores de servicios, como auditores y registradores.

Un puñado de estas sociedades son propiedad directa del Banco Rossiya, mientras que varias docenas más pertenecen a miembros del consejo de administración o accionistas del banco, entre los que se encuentran el empresario multimillonario Yuri Kovalchuk y la rumoreada amante de Putin, Svetlana Krivonogij. Unas 18 empresas parecen no tener ninguna relación con el banco a primera vista, pero en realidad pertenecen a empleados de la entidad de menor nivel. El resto son mayoritariamente propiedad de amigos y socios de Putin, como Rotenberg y Rudnov.

En un intento por entender mejor la configuración de LLCInvest, los periodistas enviaron correos electrónicos a más de 100 cuentas descubiertas en el curso de esta investigación, incluyendo directivos y accionistas de las compañías. Un rastreador de correos electrónicos mostró que se abrieron docenas, y algunos enviaron respuestas automáticas de "fuera de la oficina", pero ni una sola persona respondió a las preguntas planteadas.

Los periodistas también se pusieron en contacto por teléfono con cinco representantes de empresas de LLCInvest. Cuatro colgaron sin hacer comentarios. Un hombre que figuraba como administrador de varias empresas confirmó que utiliza una dirección LLCinvest.ru, que se le asignó después de ser contratado, pero dijo que no sabía quién era el propietario de las empresas. "Soy un humilde empleado y me ocupo de mis asuntos. Sólo firmo papeles", confesó. "¿Saben que a veces personas indigentes son registradas como directivos de una empresa? Yo no soy un indigente, pero firmo los papeles, como ellos, sin entrar en detalles".

Moskomsvyaz, la empresa que aloja el dominio LLCInvest, no respondió a las preguntas planteadas. Cuando una periodista llamó, haciéndose pasar por un potencial cliente, para ver si era posible que alguien utilizara los servicios de Moskomsvyaz, fue dirigida a un empleado de soporte técnico que pidió que se enviaran las solicitudes por correo electrónico y señaló que la "política" de la empresa era no aceptar "clientes privados". Los repetidos correos electrónicos quedaron sin respuesta. 

OCCRP envió al Kremlin una descripción detallada de los hallazgos realizados para conocer su versión. Un portavoz oficial se limitó a responder: "El presidente de la Federación Rusa no está vinculado ni relacionado de ninguna manera con los activos y organizaciones que ustedes mencionan".

Todavía se desconocen muchas cosas sobre las empresas de LLCInvest, entre ellas si representan una especie de estructura de holding informal o simplemente comparten infraestructura técnica. Incluso se desconoce el alcance total del universo LLCInvest, siendo la cifra de 86 empresas y entidades sin ánimo de lucro una estimación conservadora. Pero analizados en conjunto, estos hechos ofrecen una imagen intrigante de cómo el Banco Rossiya conecta miles de millones en activos, procedentes del círculo íntimo de Putin, de una manera que parece beneficiar al propio presidente.

Villas, yates y dinero en efectivo

En la norteña república rusa de Carelia, a orillas del Golfo de Finlandia, se encuentra una hermosa mansión de ladrillo conocida como Villa Sellgren. Diseñada por un célebre arquitecto finlandés antes de la revolución rusa, fue utilizada para rodar una exitosa película soviética sobre Sherlock Holmes.

En 2017, la casa se hizo famosa por segunda vez. Citando fuentes de la administración local y de los residentes de la zona, el canal de televisión independiente Dozhd informó de que la mansión se había convertido en un destino vacacional para Putin. Dozhd también descubrió que la villa era propiedad de Rudnov, el hijo de un viejo amigo de Putin.

Rudnov utiliza una dirección de correo electrónico de LLCInvest, al igual que el directivo de la empresa a través de la cual posee la casa, llamada Sever. La propiedad es administrada por alguien sin conexión externa con Sever, un hombre llamado Pavel Zaitsev que también es dueño de varias otras compañías de LLCInvest, según muestran los correos electrónicos filtrados.

Y no se trata sólo de Villa Sellgren. Casi todos los demás bienes que investigaciones periodísticas anteriores han asociado con Putin, incluido el palacio del Mar Negro, son propiedad de una empresa del universo de LLCInvest. Entre ellas se encuentran la estación de esquí de Igora, donde su hija celebró su boda; múltiples casas de vacaciones supuestamente utilizadas por Putin; y una mansión en una zona lujosa cerca de Moscú que en su día perteneció a la hija de Putin y a su marido.

Las empresas de la red también son propietarias de varios yates de lujo, dos de los cuales han sido vistos navegando entre diferentes propiedades vinculadas a Putin. Un tercero es propiedad de su supuesta amante, Svetlana Krivonogij.

Al menos una de estas embarcaciones parece estar gestionada conjuntamente por varias empresas de LLCInvest.

Un yate de aluminio de 14 metros de eslora, llamado Brizo 46, fue adquirido por una empresa llamada Unison por 1,2 millones de euros en 2015. El único accionista y antiguo director de Unison, Vladimir Avramenko, utiliza una dirección de correo de LLCInvest.ru.

Pero los correos electrónicos filtrados muestran que gestores asociados a una entidad de LLCInvest completamente diferente –una organización sin ánimo de lucro destinada a promover las "tradiciones de la aviación rusa"– organizaron la importación del yate a Rusia.

Estos gestores, Larisa Isaeva y Alexander Samosyuk, no tienen sobre el papel ninguna relación con Unison, pero elaboraron juntos una estrategia para reducir el pago de impuestos por el yate cuando se importó.

Según los registros de aduanas, los yates de las empresas LLCInvest suelen pasar el invierno en un almacén de yates cerca de la ciudad finlandesa de Kotka, no muy lejos de San Petersburgo. Se trata de la misma instalación en la que el supuesto yate Fotinia del ex presidente y primer ministro Dmitri Medvédev fue descubierto recientemente por periodistas finlandeses.

Y la instalación también tiene una conexión con los amigos de Putin: Dmitry Gorelov, antiguo accionista del Banco Rossiya que supuestamente ayudó a financiar la construcción del palacio de Putin en el Mar Negro, le concedió un préstamo sin intereses a la empresa propietaria.

No se trata sólo de yates y casas de vacaciones: los últimos registros disponibles muestran que las entidades de LLCInvest tienen más de 475 millones de euros en efectivo en sus cuentas, según descubrieron los periodistas.

'Área de vuelo: todo el mundo".

Las sociedades de LLCInvest son en su mayoría empresas privadas que mantienen una presencia pública mínima. Russair es una excepción. Aunque utiliza la misma infraestructura técnica que las demás, también tiene en funcionamiento una página web que anuncia una serie de servicios relacionados con los aviones.

Presentándose a sí misma como una "compañía aérea de desarrollo dinámico", Russair afirma que ofrece vuelos chárter que puede organizar en cualquier momento, de día o de noche. "Área de vuelo: todo el mundo", proclama la página web.

Pero cuando un reportero de OCCRP llamó a la compañía para reservar un vuelo chárter, la mujer que contestó no parecía dispuesta a cerrar el trato. Se negó a responder a preguntas sobre los servicios de Russair y pidió que se le enviara una consulta por correo electrónico. Nunca hubo respuesta.

De hecho, los registros de la agencia de aviación civil rusa muestran que Russair tendría problemas para transportar clientes. No tiene aviones, y sólo dos helicópteros, registrados para el transporte comercial. Otros cuatro helicópteros y dos jets de negocios Falcon 7X están registrados para su propio uso, pero no pueden transportar clientes comerciales.

Varios indicios sugieren que Russair puede estar vinculada a Putin.

Según la web de seguimiento de vuelos FlightRadar, los aviones de la compañía realizan rutas entre San Petersburgo, Crimea y la ciudad turística del Mar Negro de Gelendzhik. Estas zonas albergan algunos de los activos más importantes relacionados con Putin que poseen las empresas de LLCInvest.

El avión más caro de la flota de Russair, valorado en casi 40 millones de euros, es un Falcon 7X que vuela con el número de serie RA-09009. El mismo número fue utilizado en su día por otro Falcon 7X que perteneció a la Administración presidencial rusa.

Utilizando datos de FlightRadar, OCCRP pudo corroborar las afirmaciones de varias fuentes del sector de que Russair transporta pasajeros de alto perfil protegidos por el Servicio Federal de Seguridad.

En varias ocasiones, algunas tan recientes como el pasado mes de julio, su Falcon 7X voló con el número de serie RSD09009. Según el sistema internacional de códigos de aerolíneas, las letras RSD hacen referencia al Destacamento de Vuelos Especiales, una aerolínea estatal que transporta al presidente y a otros altos cargos. Según fuentes del sector, esta designación indica que el vuelo transportaba pasajeros especialmente protegidos. Sólo Putin y otros siete altos cargos tienen derecho a esa protección, aunque el presidente puede decidir concederla a otras personas de forma discrecional.

A la vista de estos hechos, cabe recordar que un bloguero ruso vinculó en su día el avión a Alina Kabaeva, una campeona olímpica de gimnasia rítmica y presunta novia de Putin. El autor no aportó ninguna prueba documental de que ella estuviera a bordo, pero señaló fuentes públicas que mostraban que el avión estuvo presente en ciudades que se sabe que ella visitó.

A pesar de coordinar todos estos vuelos, los registros contables de Russair muestran que en realidad no es propietaria de ninguno de los aviones que opera. En su lugar, todos son alquilados a una compañía de seguros llamada Sogaz, que era propiedad del gigante estatal del gas Gazprom hasta que fue vendida en 2004 como parte de una reestructuración.

Para sorpresa de muchos agentes del mercado, Sogaz fue adquirida por estructuras vinculadas al Banco Rossiya, poco conocido en aquel momento.

De las estaciones de esquí a las costas del sur

Aunque las empresas de LLCInvest poseen palacios, residencias y yates que parecen ser activos privados, muchas de ellas parecen funcionar más bien como vehículos de inversión, manteniendo grandes participaciones en empresas.

Hace tiempo que se sabe que algunas de estas compañías están vinculadas al Banco Rossiya. Otras pertenecen a un grupo aparentemente dispar de propietarios que, hasta ahora, no tenían ninguna conexión evidente con el banco ni entre sí.

Una de las inversiones más llamativas está en manos de una empresa LLCInvest llamada Altituda, que en 2019 recibió una participación del 51% de una compañia llamada Rusgazdobycha, con activos por valor de unos 360 millones de euros.

La valiosa participación parece haber sido transferida por un viejo amigo de Putin, Arkady Rotenberg, que anteriormente era dueño de Rusgazdobycha a través de estructuras corporativas opacas con sede en Rusia y Chipre. La otra participación del 49% se trasladó a dos fondos de capital privado cuyos propietarios se desconocen. No está claro por qué Rotenberg podría haber hecho esto, especialmente teniendo en cuenta que utiliza sus propias estructuras de gestión para sus otros activos.

Otro estrecho aliado de Putin, Gennady Timchenko, también trasladó valiosas inversiones a dos oscuras empresas con un administrador compartido que parece tener vínculos con el universo de LLCInvest.

En 2017, Timchenko transfirió su participación del 17% en el gigante petroquímico Sibur a una empresa asociada a LLCInvest llamada Delta. Al año siguiente, transfirió el 19% del productor de gas natural ruso Novatek a otra empresa asociada, Ena-Invest.

Aunque el valor exacto de estas participaciones es difícil de calcular, Sibur y Novatek son dos de las mayores empresas de Rusia.

Delta y Ena-Invest tienen activos por un valor de casi 11.500 millones de euros, según sus últimos informes financieros disponibles, más del doble que todos los demás activos de las empresas de LLCInvest juntos. Sin embargo, Delta y Ena-Invest no están tan claramente asociadas al grupo, por lo que los periodistas no incluyeron esta cifra en el recuento total de activos.

Ni Rotenberg ni Timchenko respondieron a las preguntas planteadas por OCCRP.

Viejos patrones

En cierto modo, LLCInvest parece una versión más secreta y menos formal de una estructura descrita hace 10 años por Sergei Kolesnikov, un empresario que huyó de Rusia después de denunciarse a sí mismo.

En una explosiva carta abierta, describió una trama corrupta que había ideado y que permitía a un grupo de los principales oligarcas rusos reunir miles de millones de rublos en una especie de "fondo de inversión" en beneficio de Putin, que entonces era primer ministro.

El dinero, denunció Kolesnikov, había sido desviado de un proyecto solidario para comprar equipos médicos para los hospitales rusos. Luego se canalizó hacia una empresa llamada Rosinvest que debía invertirlo en empresas rusas bajo la supervisión de Putin.

Pero Putin pronto dio instrucciones al grupo para que cancelara los proyectos empresariales y destinara el dinero a la construcción de un lujoso palacio en el Mar Negro, evidentemente para su uso. Un frustrado Kolesnikov huyó de Rusia y lo contó todo.

Rosinvest se disolvió tras las revelaciones de Kolesnikov, y desde entonces poco más se ha sabido de cómo Putin y sus amigos estructuran sus activos.

El experto en anticorrupción que habló con los periodistas explicó que la estructura de LLCInvest tenía algunas similitudes clave con Rosinvest, pero estaba menos centralizada, por lo que no era tan vulnerable a otro denunciante. “Reduce la posibilidad de que un ‘nuevo Kolesnikov lo revele, ya que no hay una oficina principal, ni un punto de unión para todos estos negocios", indicó.

Esto lo confirma el directivo de la empresa LLCInvest entrevistado por OCCRP, cuando aseguró que no estaba al tanto –ni siquiera interesado– en saber lo que significaba LLCInvest, ni de si había otras empresas vinculadas a la suya. "Si mi empresa formara parte de un gran holding, no lo sabría", admitió.

Otro experto, un consultor financiero ruso, destacó que incluso dejando a un lado la cuestión de quién es el propietario final de los activos en el sistema LLCInvest, podría ser ilegal ocultar la conexión del Banco Rossiya con muchos de ellos.

Registrar activos a nombre de empleados de bajo perfil u de otros apoderados es una práctica que los bancos rusos han utilizado para eludir las restricciones sobre la concesión de préstamos a las partes vinculadas, explicó dicho consultor: "Decenas de entidades que han tenido problemas con el Banco Central han sido sancionadas por estas prácticas con la revocación de sus licencias por parte del Banco Central".

En el caso del Banco Rossiya, la ocultación de los verdaderos propietarios de sus activos puede estar sirviendo a los intereses de algunas de las personas más poderosas del país.

Los reporteros hablaron con un exfuncionario del Tesoro de Estados Unidos que trabajó para la OFAC, la oficina que aplica las sanciones financieras. Tras revisar los hallazgos, describió el montaje de LLCInvest como "extremadamente sospechoso. Es difícil encontrar una explicación inocente para las cosas que ha descrito. Dado que se dice públicamente que el Banco Rossiya es donde Putin y sus socios tienen sus activos, esto plantea muchas cuestiones legales".

Este exfuncionario recordó que muchos oligarcas relacionados con las empresas de LLCInvest, así como el propio Banco Rossiya, habían sido sancionados por Estados Unidos y la UE. "No especularía sobre quién es el verdadero propietario, pero hay claros indicios de un esquema de evasión de sanciones", concluyó.

El experto en corrupción rusa puso el foco en la opacidad de algunas de las participaciones de LLCInvest: "Estas formas opacas de poseer activos, relacionadas con personas políticamente influyentes, indican un mayor riesgo de corrupción y blanqueo de capitales. Establecer el verdadero propietario es una parte clave de las prácticas contra el blanqueo".

Los intereses comerciales de las empresas del universo LLCInvest

Algunas empresas rusas muy conocidas son propiedad de sociedades que utilizan la infraestructura técnica de LLCInvest.

1. Activos vinculados públicamente con el Banco Rossiya

Desde mediados de la década de 2000, el Banco Rossiya se ha convertido en un imperio empresarial, con inversiones en medios de comunicación, telecomunicaciones, bienes inmuebles y turismo, junto con intereses financieros más tradicionales.

Algunas de estas inversiones, entre ellas la estación de esquí de Igora, el centro de artes escénicas Leningrad Center y una cadena de hoteles boutique llamada Tochka Na Karte, son presentadas por la entidad financiera como parte del "Grupo Banco Rossiya".

Otros activos que el banco menciona a veces como parte de su grupo incluyen una importante participación en la compañía de seguros Sogaz, que a su vez es un accionista de referencia en importantes empresas de medios de comunicación rusas como National Media Group y Channel One.

De hecho, ninguno de estos activos pertenece directamente al Banco Rossiya. En realidad, son propiedad personal de los accionistas y altos directivos del banco, que ejercen su propiedad a través de complejas tramas de sociedades y entidades sin ánimo de lucro de LLCInvest.

2. Las bodegas y el hotel del "Proyecto Sur”

El universo de LLCinvest también incluye inversiones que son realmente propiedad del Banco Rossiya. En 2014, tras la anexión de Crimea por parte de Rusia, el banco comenzó a invertir en empresas de la zona que habían sido tomadas por el Gobierno ruso, incluyendo dos de las mayores bodegas de la península y un hotel costero soviético inacabado. Como ya estaba sancionado por Estados Unidos, era uno de los pocos inversores que podía hacerlo sin enfrentarse a graves sanciones. El banco compró las bodegas y el hotel a través de una empresa llamada Yuzhny Proekt ("Proyecto del Sur"), que resulta ser una empresa de LLCInvest.

3. Bodegas Inkerman

Inkerman, una destacada bodega de Sebastopol, la ciudad más grande de Crimea, lleva funcionando desde la década de 1960. A pesar de la ocupación rusa, siguió siendo propiedad de una empresa sueca hasta 2019.

Cuando sus propietarios finalmente decidieron vender, el comprador fue una compañía desconocida llamada Optima.

Detrás de Optima está Valery Zakharyin, un coronel retirado del Ejército soviético. Aunque se dedicaba a la producción de vino en Crimea desde la década de 2000, su nueva adquisición tenía un volumen de negocio diez veces mayor que el de todas sus otras empresas juntas.

Resulta que Optima siempre había sido una empresa de la órbita de LLCInvest. Su nombre de dominio –optima-ao.ru– está registrado en la empresa tecnológica Moskomsvyaz, vinculada al Banco Rossiya, y su administradora, Anastasia Yuldasheva, tiene una dirección de correo electrónico llcinvest.ru. Un año después de la adquisición de Zakharyin se supo que su planta está gestionada por la misma empresa –que está también dentro de la red LLCInvest– que administra las demás bodegas del Banco Rossiya.

4. Agronova

Agronova cultiva remolachas, rábanos, cebada, ajos y otros productos ecológicos en Labinsk, una ciudad del sur de Rusia no muy lejos de Sochi. La empresa pertenece a Taimuraz Bolloev, un empresario conocido por dirigir la compañía que construyó la infraestructura olímpica en Sochi y por ser el antiguo director general de la cervecería Baltika. Conoce a Putin desde los inicios de su carrera en San Petersburgo, y dijo en una entrevista que Putin le ayudó a establecer su negocio.

Agronova está vinculada a LLCInvest de varias maneras. Su dominio de correo electrónico oficial, @agro-nova.com, está alojado en la citada compañía informática Moskomsvyaz. También utiliza los servicios de TsUR, un registrador relacionado con el Banco Rossiya, y se menciona con frecuencia en los correos electrónicos enviados y recibidos por los usuarios del dominio LLCInvest.ru.

Agronova también parece estar cogestionada por Agrotriumf, una empresa de LLCInvest de la que son copropietarios el Banco Rossiya y alguno de sus directivos.

5. Un complejo turístico

Otro activo vinculado a LLCInvest es un complejo turístico en Gelendzhik, no muy lejos del palacio de Putin, llamado Golubaya Volna. El resort perteneció en su día a la mayor empresa de diamantes del mundo, Alrosa, pero fue vendido a un comprador desconocido en 2019.

El archivo de correo electrónico filtrado de Moskomsvyaz muestra que su reconstrucción fue discutida activamente por los empleados de Revival of Marine Traditions, una entidad sin ánimo de lucro que forma parte del universo LLCInvest. Los nuevos propietarios del complejo también cambiaron el registro de su empresa a TsUR.

(Información exclusiva del consorcio OCCRP, compartida con diferentes medios internacionales, entre ellos infoLibre en España)

Fuente: Infolibre.es