7 de junio de 2020

POSVERDAD. La intersección de la ficción del “1984” de George Orwell, con la realidad.

George Orwell con “1984”, asentó el género de la distopía y anticipó un futuro de control social, con términos muy de actualidad, como, posverdad, hechos alternativos, minutos de odio y doble pensamiento, que, en cierto sentido, recuerdan los modos de los populismos extremistas actuales.

En conmemoración del 70 aniversario de su muerte y del cumplimiento de 71 años de la publicación de “1984”, quería rendir homenaje a esta inmortal obra maestra de la literatura del siglo XX, y a su autor, escritor visionario adelantado a su tiempo, que a todos nos hizo ver los peligros de los totalitarismos, y comprender las consecuencias de los mismos.

TRIPLE ALEGATO DE “1984”, CONTRA TOTALITARISMOS, VIGILANCIAS Y  DESINFORMACIÓN
La novela, que imagina un mundo dominado por superpotencias totalitarias difíciles de distinguir, basadas en el tercer Reich de Hitler y la Unión Soviética de Stalin, además de un alegato, resulta una advertencia, sobre que pudiera haber ocurrido si Reino Unido y Europa, hubiesen sucumbido a la amenaza soviética.
Como es sabido, la trama compendia las tribulaciones del personaje Winston Smith, su infortunado protagonista, en un Londres futurista, mísero, semiderruido y sometido al yugo implacable del Big Brother, el Gran Hermano de las ediciones españolas.
Al inicio de la Guerra Fría —término acuñado por George Orwell, dicho sea de paso— existía un enorme interés político porque su argumento fuera leído en clave antisoviética. Verdaderamente, en muchos aspectos, remiten a la historia de la URSS: falsificación sistemática del pasado, similitud del mostacho del Gran Hermano con Stalin y del opositor Emmanuel Goldstein con Trotsky, o la brutal reeducación de los disidentes.
Pero otros elementos —el poder omnímodo de la policía política, el estado de guerra permanente y el adoctrinamiento de la población— aludían en similar medida al nazismo y al fascismo.
Un mundo orwelliano
El también autor de “Homenaje a Cataluña”, de alguna manera, enarbolaba la bandera de los desfavorecidos, y llevaba el fracaso como una especie de condecoración. Solía hablar orgulloso de su mejor libro –que él creía que era esta obra, sobre la guerra civil española–, del que no había llegado a vender ni mil ejemplares.
Si bien la novela “1984” auguraba que, en ese mismo año, la humanidad crujiría bajo la bota del totalitarismo, no fue así, pues el lanzamiento del Macintosh 128K de Apple, mostró a un Gran Hermano puesto en jaque. Y más parecía que el envejecido libro, que no obsoleto, cedería su sitio a otras distopías, más a tono con esos tiempos. Pero el auge de vigilancias electrónicas reanimó el interés por la novela.
Favorecía esa interpretación, que el Reino Unido, con cientos de miles de videocámaras diseminadas por su territorio —reservas naturales incluidas—, se hubiera convertido en una de las naciones más vigiladas. Que fuera las Islas Británicas, en España, también tenemos la plaza George Orwell que Barcelona dedicó al escritor, el primer espacio público de la ciudad puesto bajo videovigilancia.
Que el reality show, Gran Hermano de la TV española, trivializara el asunto con sus concursantes, felices de pavonear su inanidad ante la audiencia, no ha evitado que cunda la alarma ante la parafernalia digital que registra nuestros gustos, opiniones y movimientos hasta un extremo inimaginable para la dictadura de 1984.
La teleserie Black Mirror, fiel al espíritu del escritor, ha sacado un buen partido de la situación. Y el lenguaje común, igualmente atento, se ha adueñado del adjetivo “orwelliano”, que se lo cuelgan a gobiernos y populismos, mayormente de derechas ambos dos, y  además teóricamente democráticos también, por entender, que, supuestamente buscan: desinformar o espiar a la ciudadanía y desestabilizar o derrocar gobiernos democráticos, legítimamente elegidos, cuando no, amordazar o presionar a la prensa no afín.
La escritura, el último refugio
Orwell entendió, que regímenes opresivos, extremismos y populismos, siempre necesitarían enemigos y en la novela "1984" mostró, cómo estos podían crearse arbitrariamente, a partir del incendio programado de las emociones y las pasiones de la gente, a través de la propaganda. Pero en su descripción de los "dos minutos de odio" también previó las actitudes de las multitudes digitales.
En una coyuntura donde, la noción de verdad se había desestabilizado, y se valoraba, el texto en la medida que servía para desenmascarar la retórica falsaria de los demagogos y la intoxicación como política de comunicación. En los Dos Minutos de Odio de la novela (la sesión diaria de propaganda que jaleaba a la ciudadanía a insultar a los enemigos del Estado) han sido vistos como anticipo de discursos de odio supuestamente proferidos: por anónimos provocadores (trolls) en redes sociales, y por populismos extremistas, especialmente de derechas, en sus respectivos Parlamentos.
Tales son las tres lecturas dominantes que se han hecho de la narración de Orwell. Tres interpretaciones reveladoras de las obsesiones sociales de los últimos 70 años y de la riqueza de una obra de la que pueden extraerse significados distintos, pero siempre conectados con una idea rectora: la convicción de que la civilización moderna, tanto en su faz totalitaria como en su costado democrático-liberal, se ha transformado en una jaula (en ocasiones de oro) que atenaza a sus integrantes.
VERDAD ES LO QUE DECIDE EL PARTIDO
 En el Londres de la novela “1984”, la Historia se ha borrado por el empeño del «Ministerio de la Verdad que trabaja en destrozar la confianza de la gente, en los recuerdos externos, y lo hacen revisando constantemente el registro oficial de documentos, fotos, etc.».
Historia es lo que decide el Partido. Ser humano es lo que decide el Partido. «Todo se desvanecía en la niebla. El pasado estaba borrado. Se había olvidado el acto mismo de borrar, y la mentira se convertía en verdad». En el “1984” de Orwell no existía lo objetivo, sino que todo era un constructo social(*)
(*) Constructo Social.- Entidad institucionalizada "construida", o artefacto en un sistema social "inventado", por participantes en una cultura o sociedad particular, que existen porque la gente accede a comportarse como si existieran, o acuerdan seguir ciertas reglas convencionales, o a comportarse como si tal acuerdo o reglas existieran.
A lo largo de la novela, se establece cómo la gran herramienta de control del pensamiento del Londres de “1984” lo que Orwell llamaba doble pensamiento (doublethink). Que consistía en «saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad, mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas; emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y, no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria en cuanto se necesitara y luego olvidarlo de nuevo; y, sobre todo, aplicar el mismo proceso al procedimiento mismo»., que en mi humilde opinión, parece de obligado cumplimiento en discursos populistas de derechas y ultraderechas.
El doble pensamiento y la reinvención de la Historia, son la base sobre las que se sostienen las tres consignas del Partido:
  1. La Guerra es la Paz
  2. La Libertad es la Esclavitud
  3. La Ignorancia es la Fuerza.
DIEZ PREDICCIONES DE “1984” QUE SE CUMPLIERON
1. Una Sociedad Digitalizada.- En su novela, Orwell retrata una sociedad que vive a merced de la tecnología, con la que el gobierno del partido único Ingsoc, liderado por el Gran Hermano, controla las mentes de la gente, evitando, cualquier concepto individualista, la existencia de la intimidad y el libre pensamiento.
Actualmente, la sociedad es hiperdependiente de las nuevas tecnologías. Según un informe de Hootsuite, en 2018 el 87% de la población española tenía un Smartphone y que la gente, a diario, pasa una media de 5,5 horas conectada a Internet. No hay que olvidar que todo lo que se ve en la red deja rastro digital.
2. La Desinformación: Ministerio de la Verdad.- En '1984' existe el Ministerio de la Verdad, dedicado a tergiversar el pasado para adecuarlo a los intereses del presente. Así bien, también se encarga de eliminar cualquier documento que pueda ser un vestigio de hechos pasados que no vayan en la línea de pensamiento del gobierno en ese momento.
No es un ministerio como tal, pero el principal problema que existe en la Sociedad de la Información actual, son las noticias falsas (fake news), cuya poder de propagarse, de forma rápida, por las redes sociales provocan graves problemas de desinformación y manipulación. Varios analistas políticos atribuyeron el éxito del Brexit a las campañas de desinformación de ciertos medios, además se creó un nuevo concepto para ello: posverdad.
3. El Big Data, el Nuevo Gran Hermano.- El Gran Hermano es el único líder político que
aparece en la novela. Comandante en jefe, guardián de la sociedad y cabeza del único partido que gobierna, es la figura que todo lo ve, gracias a las 'telepantallas' que están instaladas en cada hogar. Orwell insinúa en el libro que el Gran Hermano podría ser solo un icono de propaganda y que no existiese como tal.
 El Gran Hermano de la sociedad actual es el Big Data, pues todo lo que cualquier usuario busque en Internet, sea mediante teléfono móvil, computador, Tablet o cualquier dispositivo electrónico, queda registrado gracias a buscadores como Google, que guarda los datos para estudios de mercado. Las Cookies de cada sitio web también recopilan información. Con la privacidad sobreexpuesta, el Gran Hermano, más que político, es económico.
4. Neolengua.- La neolengua es una herramienta con la que el poder simplifica las palabras de un idioma, con fines represivos. Considerada uno de los pilares del Partido en '1984', su objetivo es reducir el número de palabras, de tal forma, que controlar el pensamiento de la gente. Todo aquellas palabras que no existan en la neolengua, no existen tampoco para la sociedad.
La esencia de la neolengua se suele identificar con el lenguaje políticamente correcto, con el que se busca censurar ciertas palabras que son consideradas ofensivas. A ello hay que añadirle el uso de palabras en ciertos medios de comunicación para fomentar prejuicios.
5. Los Proles: Pensamiento de Masas.- En '1984', los proles son una masa de gente que, a diferencias de las élites, goza de libertad, al no estar obligados a pertenecer al Partido único. Sin embargo, esa libertad la disfrutan porque carecen de pensamiento propio, son incapaces de rebelarse y su único objetivo es subsistir y trabajar.
Según un estudio de Pew Research de 2016, solo el 20% de los estadounidenses lee todavía periódicos, mientras que el 65% de la población recurre a las redes sociales para informarse. Teniendo en cuenta el poder de difusión de redes como Twitter, Facebook o Instagram, hay mayor riesgo de leer noticias falsas.
6. La Hermandad.- En la novela, Winston Smith y Julia, al estar desengañados por el sistema, se afilian a la Hermandad, un grupo de resistencia liderado por el crítico Emmanuel Goldstein. La Hermandad representa a una minoría rebelde que, en el fondo, busca alinearse con el sistema.
En la sociedad actual, lo más parecido sería, las reivindicaciones de ciertos colectivos de desfavorecidos y/o excluidos sociales que, en realidad, buscan acercarse al poder para volver a reintegrase en la sociedad.
7. La Guerra es Paz.- Orwell describe tres naciones soberanas que están en continuo conflicto bélico. Al ser la guerra un estado continuo, la sociedad no piensa en otra cosa que en ganar la guerra. Con lo cual, cualquier posible disidencia es detectada con facilidad y purgada.
El ejemplo más claro, de como una guerra evita que un país mire los problemas internos que tiene, es el movimiento que hizo el exvicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, para que el gobierno de Bush hijo invadiese Irak, algo que pudo verse en 'El vicio del poder', la sátira de Adam McKay.
8. Sistema de Detección de Misiles.- En '1984' se menciona que uno de los "Proles" sabía de alguna forma que un misil pudo haber sido lanzado desde una base enemiga y evitó que llegara a su objetivo contraatacando con otro misil.
Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos se empezaron a escuchar las palabras "Sistema de Detección de Misiles", capaz de localizar en el espacio aéreo del país cualquier elemento invasor y destruirlo antes de que colisione con su objetivo.
9. Transcripción Automática del Habla.- Orwell describe en la novela un micrófono que es capaz de transformar cualquier texto y dejarlo por escrito.
Actualmente esto es posible gracias a un software de voz y asistentes virtuales. Aplicaciones como Cortana o Siri ya lo hacen.
10. Policía del Pensamiento.- En la novela, la Policía del Pensamiento vigila y reprime cualquier tipo de disidencia. Inspirada en la antigua KGB, en el libro tienen una increíble capacidad tecnológica para espiar a posibles rebeldes del gobierno, desde telepantallas hasta micrófonos integrados.
En junio de 2013 Edward Snowden, antiguo empleado de la NSA y la CIA, reveló una serie de documentos a The Guardian y The Washington Post en la que dejaba en evidencia que los servicios de inteligencia de Estados Unidos, con la colaboración de otros países, vigilaban a la población de todo el mundo.
EDITORIAL
Actualmente, como ya ha quedado dicho anteriormente, son las redes sociales quienes recopilan todos los gestos, compras y comentarios que hacemos en internet, mostrando una presencia invisible pero omnisciente, capaz de predecir todas nuestras preferencias.
Y basándose en las elecciones de los consumidores, con el usuario como mercancía con que se comercia, que ya de por sí, con solo la recolección de dichas preferencias para las campañas políticas, está distorsionando la democracia. No digamos luego, con las campañas de marketing político segmentado, según las citadas preferencias de la ciudadanía, reveladas por Big Data, el Gran Hermano del siglo XXI. 
Del mismo modo, crean la posverdad, sobre  manifestaciones contra el racismo y la violencia policial, en EEUU, o sobre manifestaciones del 8M, reivindicativas de los derechos de la mujer, en España. Se reescribe la historia, con informes incorrectos por inexactos, de la policía de EEUU y de la Guardia Civil de España, respectivamente. 
Y se fabrica el futuro, de las elecciones a la Presidencia de EEUU o del acoso al Gobierno de España, boicoteados en ambos casos, por el odio y la irresponsabilidad de populismos exacerbados, con el agravante para la ciudadanía, de los tiempos de pandemia en que vivimos.

Dos últimas reflexiones para terminar. 
  • Acudir a votar cuando corresponda, y el conocimiento exacto de los hechos, son nuestras fortalezas, y a todos se nos está poniendo a prueba.
  • El grado de resistencia, lo ponemos nosotros mismos, con nuestras conciencias, o más bien, con lo que quede de ellas.
Fuente: Unesco.org ; Nytimes.com ; Bbc.com ; EuropaPress.es; NuevaTribuna.es; NuevaRevista.net; ProtestanteDigital.com

31 de mayo de 2020

CORONAVIRUS. El número de fallecidos en los últimos 7 días en España suman 43 decesos

El Ministerio de Sanidad ha registrado 271 nuevos casos de COVID-19 en estas últimas 24 horas. Además, el informe diario muestra cuatro fallecimientos más respecto al balance de ayer.
Así, la cifra global de contagiados se ha situado en 239.228 personas y la de decesos en 27.125. El número de fallecidos en los últimos siete días es de 43 personas.
La Comunidad de Madrid con 95 y Catalunya con 88 nuevos diagnósticos son las zonas que acaparan la mayoría de casos recientes. Les siguen muy de lejos Asturias con 19 y Aragón con 12. El resto están por debajo de 10 o sin casos nuevos. Andalucía, Baleares, Cantabria, Ceuta, Melilla, Navarra y País Vasco no han certificado ninguna muerte en la última semana. El informe del Ministerio de Sanidad muestra que, en los últimos siete días, la comunidad autónoma que más muertes ha registrado ha sido Catalunya con 13. Extremadura ha informado de seis y Madrid y Galicia cuatro cada una.
Tabla de datos
La tabla siguiente, además de mostrar los datos del coronavirus en España por Autonomías, presentan unos cálculos estadísticos, basados en la letalidad del SARS-COV-2, referidos a una letalidad media para la población en general del 1,1% (procedente del estudio seroprevalencia del Ministerio de Sanidad), que identifican los probables casos por coronavirus que han superado el coronavirus y posiblemente hayan generado anticuerpos.
Además, añado una última fila con nuevo cálculo sumando al total de decesos en España, los 9.300 ancianos fallecidos, residentes en Geriátricos con síntomas COVID-19 sin confirmar.
Evidentemente, los datos indicados no están validados por la comunidad científica, por lo que deben tomarse con la debida prudencia.


(*) Datos confirmados a las 24,00 horas del día anterior (Ministerio Sanidad)
Fuente: el Diario.es

29 de mayo de 2020

PAÍSES BAJOS. Un sumidero fiscal que receta moralina a los países del Sur de Europa.

El país que no quiere ayudas para Italia y España permite montajes fiscales que vampirizan la recaudación de sus socios.
“Yo acepto lecciones de quien es virtuoso, pero de Holanda, que se ha convertido en el mayor paraíso fiscal europeo, no acepto lecciones, faltaría más. Las lecciones las acepto en alemán, no en flamenco. Alemania es cada vez más dominante. Los países del Este se están volviendo länder. Y no por vicio, sino por virtud de Alemania”.
Así de claro y rotundo se despachaba recientemente, en el periódico “La Vanguardia”, Romano Prodi, expresidente de la Comisión Europea y ex primer ministro de Italia. El tono revela el hartazgo de un europeísta convencido con respecto del Gobierno holandés, que sistemáticamente se convierte en el palo en la rueda para cualquier ayuda a los países del sur de Europa.
Estas declaraciones las hacía antes de que Angela Merkel y Emmanuel Macron, los líderes políticos de Alemania y Francia, respectivamente, hubieran alcanzado un acuerdo que ha sido el preludio del plan Next Generation EU, aprobado por la Comisión Europea este miércoles. Dicho plan tiene un presupuesto de 750.000 millones, de los que 500.000 millones serían distribuidos a fondo perdido (no hay que devolverlos) entre los países más afectados por el coronavirus.
Es un magnífico plan, del que a España tocarían 140.000 millones, con 77.324 millones en forma de subvención, pero aún falta el pequeño detalle de que para ponerlo en marcha necesita ser aprobado por unanimidad de los 27 miembros de la Unión. Aquí aparecen los países denominados frugales (Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Austria), sobre los que Alemania suele ejercer una influencia decisiva. La historia nos recuerda que los ha utilizado de ariete contra otros países en muchas ocasiones, incluso que los ha invadido en una mañana.
Los Países Bajos son siempre los más vocales de este grupo y por eso Romano Prodi ponía el foco en ellos, acusándolos de ser “el mayor paraíso fiscal de Europa”. Los números los ha puesto recientemente Tax Justice, una organización activista contra los paraísos fiscales nacida en el Reino Unido en 2002, que hace un mes publicó el informe El eje de la evasión fiscal. Ese eje está conformado por Luxemburgo, Holanda, Suiza y el Reino Unido, países a los que acusa, por ese orden, de tener un esquema tributario que ha supuesto para el resto de la UE unas pérdidas de 27.600 millones en recaudación al año solo con las multinacionales de Estados Unidos que operan en Europa.
Google nos enseña lo sencillo que es el mecanismo. La tecnológica americana tiene en Países Bajos la instrumental Google Netherlands Holding, que es una mera plataforma para recibir pagos de las filiales de Google en otros países europeos, no expresamente de la actividad de Google en Holanda. Esos abonos son en concepto de los royalties que este holding cobra a las Google de los otros países por utilizar la marca y la tecnología Google. Por tanto, es un sistema montado para que la pantalla holandesa se lleve los ingresos producto de la actividad de Google en Alemania, Francia, Italia y España, por ejemplo.
La ruta del dinero continúa a Google Ireland Holdings, que es la sociedad a la que Google USA tiene traspasados los derechos sobre sus patentes y de ahí a Bermudas, un paraíso fiscal, palmeras incluidas, de libro: territorio británico de ultramar en medio del Atlántico Norte, monitoreado por el Tío Sam. Es fácil visualizar que de ahí vuelve a California con una tributación total ridícula.
¿Para qué tanto lío? Dicho en román paladino, que diría el poeta Gonzalo de Berceo: porque así ganan más dinero aún. En Países Bajos el impuesto de sociedades es más bajo que en el resto de los países y lo que sisan a los contribuyentes se lo reparten a los accionistas.
En 2016, Google Holanda transfirió a Google Bermudas 15.900 millones de euros ganados en Europa y dos años antes otros 11.000 millones, que se sepa. Todo esto es, of course, superlegal. Los nuevos amos del universo, los GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple), utilizan este sistema de manera intensiva, pero también están en el punto de mira multinacionales holandesas (Shell, Philips, Akzo Nobel), suecas (Ikea), italianas (Fiat) y de toda Europa.
El informe antes mencionado de Tax Justice señala que la tasa fiscal efectiva en Holanda para el impuesto de sociedades es del 4,9%, aunque la oficial sea del 25%.
Esa tasa tan baja justifica que empresas pantalla domiciliadas en Países Bajos hagan pasar por este país unos 200.000 millones de euros al año, de los que el 60% termina en Bermudas, según estimaciones de dicha organización.
En el fondo, nada de esto es nuevo. Países Bajos lleva trabajando la diplomacia fiscal desde mediados del siglo pasado y no ha sucedido nada. Pero todo cambia cuando vienen las crisis y faltan los recursos. Si Países Bajos recauda el 5% de esos flujos, estaría ingresando limpios 10.000 millones de euros por prestar unos códigos postales a unas 15.000 instrumentales. El problema está en que para llevarse esa cuantía estaría hurtando unos 40.000 millones a sus socios comunitarios, que desaparecen por el sumidero holandés.
Este esquema debería estar prohibido y penado. Los que lo defienden sostienen que si Países Bajos termina con esta práctica, aparecerá otro país para hacer lo mismo. Es un argumento mafioso, que debería dar vergüenza utilizar. Lo que está claro es que está en manos de los Gobiernos terminar con un sistema tan egoísta.
Esta práctica inhabilita a Países Bajos para ir por Bruselas y Estrasburgo dando lecciones de seriedad y buena gestión de las finanzas públicas y acusando al sur de sestear
   La pandemia y sus consecuencias económicas son una desgracia, mientras que levantar recaudación a los países socios es una actitud ante la vida. Que un moderado como Romano Prodi haya hecho semejantes declaraciones es un indicio claro de que el sur no está dispuesto a asumir más moralina del supremacismo económico calvinista.
Fuente: cincodias.elpais.com

CORONAVIRUS. El número de fallecidos en España registra 187 decesos

El número de fallecidos diarios con coronavirus en España ha ascendido este viernes hasta los 56. En total, hay 28.628 fallecidos en España y 234.824 contagiados.
El ministerio de Sanidad ha registrado este viernes 187 casos nuevos de coronavirus en las últimas 24 horas, de los que 61 corresponden a Madrid y 47 a Catalunya, siendo las comunidades con más positivos confirmados en la última semana.
Esto supone una cifra muy similar de contagios respecto a este jueves, cuando se diagnosticaron 182 nuevos casos.
En total, se han contagiado en España desde el inicio de la epidemia 238.564 personas. En los últimos siete días se han diagnosticado un total de 2.951. Además, según el balance, 51.482 miembros del personal sanitario se han contagiado. En los últimos siete días se han notificado 212 positivos entre los trabajadores del sector.
Tabla de datos
La tabla siguiente, además de mostrar los datos del coronavirus en España por Autonomías, presentan unos cálculos estadísticos, basados en la letalidad del SARS-COV-2, referidos a una letalidad media para la población en general del 1,1% (procedente del estudio seroprevalencia del Ministerio de Sanidad), que identifican los probables casos por coronavirus que han superado el coronavirus y posiblemente hayan generado anticuerpos.
Además, añado una última fila con nuevo cálculo sumando al total de decesos en España, los 9.300 ancianos fallecidos, residentes en Geriátricos con síntomas COVID-19 sin confirmar.
Evidentemente, los datos indicados no están validados por la comunidad científica, por lo que deben tomarse con la debida prudencia.
(*) Datos confirmados a las 24,00 horas del día anterior (Ministerio Sanidad)
Fuente: elDiario.es

27 de mayo de 2020

POLITICA. El mismo PP que destituyó (secundado por Ciudadanos) al comisario que dirigía las investigaciones por corrupción de la Gurtel y Bárcenas, pide ahora explicaciones por el cese de Pérez de los Cobos

El PP, Ciudadanos y Vox, con mucha hiprocresía por su parte, exigen además la dimisión de Marlaska pese a las prácticas ocurridas en el Ejecutivo de Mariano Rajoy
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presentado este martes el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Guardia Civil en Madrid como una "remodelación" entre el personal de confianza y ha evitado relacionarlo con la investigación judicial sobre la posible relación de la manifestación del 8-M y el inicio del contagio de coronavirus, así como con la dimisión del DAO de la Guardia Civil, Laurentino Ceña.
Explicaciones que no han convencido al Partido Popular, que ha exigido la "destitución inmediata" de Marlaska, por lo que a su entender constituye el "ataque más grave a la independencia del Poder Judicial ocurrido en España en los últimos años”.
El partido que dirige Pablo Casado tacha de "arbitrario" el cese de Pérez de los Cobos, por "mantener la independencia y la integridad de la Guardia Civil en una investigación judicial que afecta directamente al Gobierno de la Nación", supone "el ataque más grave a la independencia del Poder Judicial ocurrido en España en los últimos años".
Graves acusaciones que realiza el Partido Popular pese a que en octubre de 2013 el Gobierno de Mariano Rajoy cesó al máximo responsable policial en los casos de corrupción, el comisario José García Losada.
Ceses en el Gobierno de Rajoy
La destitución de Losada se produjo por el malestar existente en la dirección política de la Policía, el Partido Popular, el Ministerio del Interior y el resto del Gobierno con las investigaciones de los casos Gürtel y Bárcenas. El hecho de que Losada no frenara informes que señalaban al PP y a algunos de sus máximos responsables provocaron su cese, según confirman desde su entorno.
Un año más tarde, en diciembre de 2014, el comisario José Luis Gudiña dejó la Brigada Central de Investigación del Blanqueo de Capitales y Anticorrupción para dirigir otra de mucho menos peso, la de Investigación del Banco de España. Su lugar al frente de las pesquisas más delicadas para el partido del Gobierno lo ocupó José Manuel García Catalán, de la máxima confianza de la cúpula policial elegida por el PP.
Fuente: elPlural.com
El Informe del coronel Pérez de los Cobos (por el que imputan a Jose Manuel Franco) es una combinación de errores, bulos y fake news de la derecha mediática.
El atestado está lleno de "errores de bulto, noticias tergiversadas, clamorosas omisiones, bulos ya desmentidos, además de algún salto al vacío"
El atestado realizado por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, en el que se basa la imputación por prevaricación administrativa del delegado del Gobierno en la región, José Manuel Franco, está lleno de "errores de bulto, noticias tergiversadas, clamorosas omisiones, bulos ya desmentidos, además de algún salto al vacío", según publica este martes eldiario.es. La jueza Carmen Rodríguez-Medel investiga si el Gobierno, pese a conocer los riesgos de contagios por covid-19, autorizó por razones políticas la manifestación del 8M en Madrid, que reunió a más de 100.000 personas.
En el informe de la Guardia Civil, se incluyen informaciones del periódico digital OkDiario, como la que recoge que el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, reconoció en unas declaraciones públicas que la gravedad del coronavirus se conocía desde el mes de enero. En rueda de prensa junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicó que los investigadores españoles empezaron a trabajar activamente desde que se conoció esta enfermedad, en el mes de enero. De estas declaraciones, el atestado policial concluye: "El Gobierno ya conocía desde el mes de enero la gravedad real de la epidemia del coronavirus".
Otra de las noticias incluidas en el informe son unas supuestas declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, el 28 de febrero, publicadas en Redacción Médica. Simón admitió ese día que ya había "transmisión comunitaria". Pero eldiario.es subraya que Simón dijo exactamente lo contrario, tal y como puede leerse en la noticia que sigue publicada en Redacción Médica.
Junto al escrito de 81 páginas, los investigadores de la Guardia Civil entregaron en el juzgado un vídeo emitido por la página web de la cadena de radio Cope, sobre un bulo viralizado por PP y Vox durante aquellos días y que acusaba a las ministras presentes en la marcha del 8M de portar guantes para protegerse de contagios porque ua sabían que el covid-19 campaba a sus anchas. Se obvia que imágenes de otros años muestran que asistentes portan guantes de color morado de forma simbólica.
   A la hora de analizar los claros avisos de los organismos internacionales ignorados por las autoridades españolas, el informe fecha la declaración de la pandemia por la Organización Mundial de la Salud el 30 de enero de 2020, cuando en realidad tuvo lugar casi mes y medio más tarde, el 11 de marzo, tres días después del 8M. 
   El atestado confunde la declaración de pandemia, que en unas horas motivó la declaración del "Estado de Alarma", con la declaración de emergencia sanitaria internacional.

Más información
Fuente: InfoLibre.es

CORONAVIRUS. La posverdad del PP y Vox respecto de la pandemia.



“La derecha española cree hoy que la libertad es sustraerse de lo común; es perverso”.
FOTOS. (fila superior) manifestación organizada por Vox (la Vanguardia 24-5-2020).
FOTOS (fila inferior) protestas o celebraciones alentadas por Vox y PP.
Todo ello en “Estado de Alarma”, en evidente riesgo de rebrote epidémico y claro desprecio a los sanitarios que dieron su vida en la lucha contra la epidemia y al resto de la ciudadanía.

El filósofo bilbaíno Daniel Innerarity (Bilbao, 1959) publica esta semana Pandemocracia (Galaxia Gutenberg), un libro en el que aborda los errores cognitivos cometidos en esta crisis vírica: no es una guerra ni una cuestión de comportamiento personal, sino que pone al descubierto las deficiencias estructurales del sistema. Una crisis que no es el fin del mundo pero sí de un mundo con certezas en el que nos sentíamos invulnerables y autosuficientes.
Partimos de que la confianza entre los actores políticos está bajo mínimos y en el subconsciente político del país se cree que los cambios de verdad se han dado siempre por una catástrofe bien aprovechada: los atentados de Atocha, la crisis económica. Y la aceleración del ritmo político hace que los líderes al mando perciban que sólo tienen un tiro disponible y genera un comportamiento ansioso. Luego, la derecha española ha tenido varios formatos, ha sido conservadora, tecnocrática, nacionalista, pero nunca había estado muy interesada en los derechos individuales. Ahora vive un desplazamiento muy curioso: ha adquirido los rasgos del libertarianismo estadounidense. Casado ha acusado a Sánchez de dictadura constitucional. La sospecha de que el confinamiento es una represión injustificada de la libertad como si no hubiera un riesgo fuertísimo fuera. La derecha en España tiende a pensar hoy que las libertades individuales sólo son reales cuando se sustraen de lo común y es una idea muy perversa. Libertad es que no haya dominio de unos sobre otros. Hoy salir a la calle sin protección adoptando conductas de riesgo es una forma brutal de ejercer dominación sobre los demás.
El mundo de hoy, remarca, es muy complejo por las crecientes interacciones de todo tipo. Un mundo común y frágil donde debemos aceptar nuestra ignorancia y en el que esta crisis ha mostrado que la globalización no tenía instrumentos de protección acordes a las amenazas a que nos expone. El camino para prosperar pasa por avanzar, dice, en la gobernanza global. Las medidas de cierre son inútiles en un mundo de destinos compartidos.
Afirma que hemos repetido los errores del 2008 al interpretar esta crisis. ¿Por qué?
El ser humano coge del repertorio conceptual lo primero disponible, pero vivimos en sociedades donde hay más disrupción que cambio y muchas situaciones inéditas donde la experiencia pasada no vale. Se explicó la crisis del 2008 a partir de comportamientos individuales, gente que vivía por encima de sus posibilidades o banqueros estafadores, y no de fallos sistémicos. Y en la actual pandemia el abordaje a nivel europeo fue al inicio muy claro: el esquema explicatorio de irresponsabilidad financiera de ciertos países, como si que el coronavirus haya tenido especial incidencia en los países del sur tuviera que ver con algún problema moral de mal comportamiento. Luego está la aplicación de categorías bélicas para entender esta pandemia: no tenemos una narrativa adecuada. Y eso explica muchos fallos. Si se instala la lógica de la guerra, los que están en la oposición sospechan que los gobernantes quieren procurarse una ventaja electoral. Cuando lo que estamos es ante una excepcionalidad que requiere no tanto suspender el pluralismo político como suavizar el elemento competitivo de toda sociedad pluralista.
¿Eso es una enmienda a lo que ha hecho la oposición en España?
Partimos de que la confianza entre los actores políticos está bajo mínimos y en el subconsciente político del país se cree que los cambios de verdad se han dado siempre por una catástrofe bien aprovechada: los atentados de Atocha, la crisis económica. Y la aceleración del ritmo político hace que los líderes al mando perciban que sólo tienen un tiro disponible y genera un comportamiento ansioso. Luego, la derecha española ha tenido varios formatos, ha sido conservadora, tecnocrática, nacionalista, pero nunca había estado muy interesada en los derechos individuales. Ahora vive un desplazamiento muy curioso: ha adquirido los rasgos del libertarianismo estadounidense. Casado ha acusado a Sánchez de dictadura constitucional. La sospecha de que el confinamiento es una represión injustificada de la libertad como si no hubiera un riesgo fuertísimo fuera. La derecha en España tiende a pensar hoy que las libertades individuales sólo son reales cuando se sustraen de lo común y es una idea muy perversa. Libertad es que no haya dominio de unos sobre otros. Hoy salir a la calle sin protección adoptando conductas de riesgo es una forma brutal de ejercer dominación sobre los demás.
En Pandemocracia dice que se acaba un mundo. ¿Cuál?
No se acaba el mundo, pero sí un mundo de certezas, individuos autosuficientes, varones, por cierto, y de comportamientos estancos. Entramos en un espacio que da vértigo pero nos obliga a una evolución del pensamiento. Primero, a una revolución en los conceptos para comprender la sociedad, que aún son newtonianos. Y segundo, a cambios en nuestra manera de entender nuestras interacciones. Debemos pensarnos más como sujetos que se protegen colectivamente de riesgos muy diferentes a los de la sociedad industrial y que deben entrar en lógicas de poder más cooperativas y menos competitivas. En la sucesión de crisis que nos asaltan desde finales del siglo pasado, climática, ecológica, migratoria, financiera, europea y ahora sanitaria, hay un hilo común: entramos en horizontes de ignorancia insuprimible y debemos entendernos como sujetos cuya clave es organizar bien su interacción.
Quiere decir que las crisis se suceden porque hemos creado sociedades muy complejas.
Sí, todas esas crisis son el resultado de una complejidad sistémica que no terminamos de entender. Hay crisis climática porque la interacción de nuestros comportamientos en términos de consumo, movilidad, producción industrial, genera un resultado final catastrófico, no porque aisladamente nuestro comportamiento sea perverso, lo malo es la interacción. Hay crisis financiera porque hay debilidad sistémica de la gobernanza económica global y no se puede reconducir con comportamientos individuales de consumidores o banqueros. Por citar la famosa frase de “Es la política, estúpido”, o “Es la economía, estúpido”, hoy “Es la interacción, estúpido”.
La otra crisis de la que habla es la de la globalización. ¿Cómo va a cambiar?
Ha habido desequilibrios. Así, se ha globalizado mucho el mundo económico y muy poco el político. Ya nos podía haber China globalizado la información sobre el virus en su momento y no habernos regalado mascarillas a destiempo. Si hay globalización financiera tiene que haber mayor y mejor regulación política. Si hay globalización de la contaminación, también de los instrumentos para hacerle frente. Si hay globalización de las crisis sanitarias, tiene que haber instituciones a nivel mundial con recursos para enfrentarlas. Se producirán muchos debates sobre la escala de la globalización, qué ámbito de decisión es el más adecuado para gestionar qué tipo de riesgos. Y habrá fenómenos de retracción y también de más globalización.
¿Lo que denomina glocalización sostenible?
Es muy probable que hayamos descubierto con la pandemia que no era buena idea deslocalizar la producción de tantas cosas, algunas estratégicas en momentos de crisis. Al mismo tiempo, veremos que hay que hacer mayor transferencia de soberanía a planos internacionales o globales. Habrá debate sobre la OMS y, respecto a las vacunas, habrá que decidir cuáles son los bienes comunes de la humanidad que no pueden estar sometidos a la ley del mercado.
¿En esta crisis es el autoritarismo chino el ganador?
Los regímenes autoritarios se pueden permitir actuaciones brutales con mayor facilidad, como el confinamiento, pero carecen de un recurso de las sociedades democráticas: buena información. El sistema autoritario se priva del libre flujo de información y de la crítica. A corto plazo, ofrece ventaja competitiva. A largo, es una rémora. No conocemos los datos reales en China, pero no me extrañaría que esto haya producido un deterioro del régimen. Un sistema político que interpreta la discrepancia como ilegítima y mete en la cárcel al que da la alerta no está a salvo de cometer las mayores estupideces. La democracia es más inteligente.
¿Qué pasa con el populismo?
Es una situación muy ambivalente. Podemos salir en una dirección y en la opuesta. Hay gente que cree que hay que salir con un green new deal y otros se reconfortan por la efectividad del cierre de fronteras. La pandemia da un golpe duro al populismo por despreciar tres cuestiones que se revalorizan: el saber experto, la lógica institucional y la idea de comunidad global. Pero a la vez se produce un caldo de cultivo, una turbulencia, que pueden aprovechar.
En su libro, apuesta por una mayor gobernanza global.
Sería lógico frente a las amenazas globales, pero la historia humana no es la de la lógica, y no me creo eso de que las crisis son oportunidades, porque crisis de gran envergadura se llevaron imperios, instituciones y grupos sociales de los que no tenemos casi noticia. Aprendemos de las crisis, pero con lentitud y no con la profundidad que requeriría la situación.
La filosofía está reaccionando a esta situación a toda velocidad.
En mi caso, se trataba de ver si el marco desarrollado durante 20 años funcionaba en esta crisis. Aun así, soy muy crítico con algunos filósofos que han aplicado el viejo recetario sin ninguna reflexión original y han sustituido el análisis por la arenga. Giorgio Agamben diciendo que esta situación demuestra que estamos en un estado de excepción cuando hay un estado de alarma porque no vivimos en él. O el enésimo anuncio de Zizek de que es el final del capitalismo. Lo lleva diciendo mucho tiempo sin ningún argumento nuevo. Es parte de cierta payasada filosófica que los lectores no se merecen.
Fuente: laVanguardia.com

26 de mayo de 2020

PANDEMIA. Los neumólogos advierten de una "segunda oleada de trombos en piernas y pulmones" tras la Covid-19

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha exigido que los anticoagulantes orales de acción directa (ACODS) se financien durante la pandemia de COVID-19 a cargo de la Seguridad Social.
Porque estos nuevos anticoagulantes "son fármacos seguros para tratar el tromboembolismo pulmonar (TEP) o la trombosis venosa profunda (TVP) que ayudarían a evitar nuevos contagios de COVID-19, al no requerir que los pacientes acudan a un centro de salud para ajustar la dosis". Además, aseguran que, de aprobarse su financiación pública, se lograría un ahorro al año de más de 80 millones de euros.
"Pensamos que tras la primera oleada de ingresos por COVID-19 que ha afrontado nuestro sistema sanitario, ahora nos vamos a encontrar con una segunda oleada de trombos en las piernas y en los pulmones por la inmovilización, el encamamiento, el confinamiento o enfermedad médica, ya sea el COVID-19 u otra que haya provocado una movilidad reducida. Debemos prepararnos y el Ministerio de Sanidad debería aprobar de forma prioritaria la financiación pública de los anticoagulantes orales de acción directa. Urge ahorrar costes al sistema sanitario", ha destacado el doctor Luis Jara Palomares, neumólogo y coordinador del Área de Circulación Pulmonar de SEPAR.
La financiación pública de los ACODS o un visado para poder administrarlos en distintas situaciones clínicas es una reclamación que, desde hace años, han elevado a las administraciones públicas diferentes sociedades científicas, entre ellas SEPAR.
Sin embargo, España es hoy el único país de Europa que no financia dichos fármacos, a pesar de que las Guías de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Manejo del embolismo pulmonar agudo desarrolladas por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) en colaboración con la Sociedad Europea de Respiratorio (ERS), de 2019, ya establecen que los nuevos anticoagulantes orales deben ser el tratamiento de primera elección para tratar estos episodios.
"Pueden ayudar a evitar nuevos contagios de COVID-19 y ahorrar al sistema sanitario más de 20 millones de euros"
"De las opciones terapéuticas disponibles para tratar el tromboembolismo pulmonar, en esta era COVID-19 hay que recurrir a aquellas que no precisen un control en el sistema sanitario, para que el paciente no tenga que acudir a un centro de salud y así se evite su contagio. Una opción son las heparinas de bajo peso molecular, pero su coste aproximado es de 300 euros al mes por paciente. La otra opción terapéutica que tenemos no está financiada por la Seguridad Social: Son los anticoagulantes orales de acción directa, con un coste mensual de unos 85 euros, que ahora pagan los pacientes de su bolsillo", explica el doctor en un comunicado.
Doble ventaja
"En el actual contexto de pandemia de COVID-19 urge aprobar la financiación pública de los ACODS para tratar los episodios de TEP y TVP porque tienen una doble ventaja: pueden ayudar a evitar nuevos contagios de COVID-19 y ahorrar al sistema sanitario más de 20 millones de euros. Esto se debe a que, respecto a los antagonistas de la vitamina K, los ACODS son igual de seguros, más eficaces, y con la ventaja de que el paciente no tiene que acudir a un centro de salud para realizar un ajuste de dosis, lo que disminuiría el riesgo de nuevos contagios; y, respecto a las heparinas de bajo peso molecular, el coste de los ACODS es cuatro veces menor", añade Palomares.
“La incidencia habitual de la TEP descrita en la literatura médica está  aumentando debido a la COVID-19, aunque aún no se haya podido contabilizar. Esto puede aumentar el gasto en tratamientos. Por eso, si se aprobara la financiación pública de los ACODS, el ahorro que se lograr con esta medida se podría destinar a otros recursos sanitarios necesarios para combatir la pandemia”, expone el Dr. Jara Palomares.
Factores de riesgo
El confinamiento y la propia COVID-19 constituyen dos factores de riesgo para el desarrollo de trombos. "El confinamiento ha disminuido la movilidad de la población general y la inmovilización es un factor de riesgo para la formación de trombos, más en personas mayores. Para evitarlo, en esta época de confinamiento es crucial la movilización diaria y la realización de ejercicio físico, en casa o, ahora que se han aliviado las medidas de confinamiento, en la calle, con mascarilla y en un lugar poco concurrido", recomienda el Dr. Jara Palomares.
"En la fase aguda de la COVID-19 se pueden desarrollar trombos. Los pacientes más graves, que permanecen ingresados más tiempo o en la UCI, tienen más riesgo de desarrollar un trombo en el pulmón o en la pierna. En el contexto hospitalario, la profilaxis consiste en administrarles heparina de bajo peso molecular. Una vez que reciben el alta, cuando estos pacientes vuelven a casa, suelen estar más débiles y con una movilidad reducida, tras haber estado mucho tiempo encamados, por lo que, en algunos casos, siguen necesitando un tratamiento para prevenir los trombos", detalla el Dr. Jara Palomares.
En general, los factores de riesgo para TEP y TVP conocidos son haberse sometido a una cirugía, el reposo, encamamiento o la inmovilización, padecer cáncer, el tratamiento con quimioterapia, los viajes largos en avión, el embarazo, el puerperio y el tratamiento hormonal sustitutivo.mones" tras la Covid-19
Fuente: 20minutos.es

CORONAVIRUS. El número de fallecidos en España baja hasta los 65 decesos

El número de fallecidos diarios con coronavirus en España ha ascendido este viernes hasta los 56. En total, hay 28.628 fallecidos en España y 234.824 contagiados.
Hay más de 150.000 personas recuperadas. Los casos se acumulan sobre todo en Madrid (68.066) y Cataluña (57.569)
El nuevo coronavirus COVID-19 deja ya 236.259 casos de contagio en España y 27.117 muertos, según el último balance del Ministerio de Sanidad tras la rectificación que realizó el 25 de mayo respecto a los casos y las defunciones, cifra que rebajó en 372 y casi 2.000 respectivamente porque "se han descartado casos [y muertes] que eran sospechosos pero no confirmados" por PCR. Sanidad ofrecía datos diarios de contagios, muertes y recuperados desde el inicio del brote, pero el 18 de mayo, con gran parte del país en plena desescalada, optó por un nuevo sistema de notificación de casos centrado en la detección precoz y el seguimiento de nuevos casos. La última cifra de recuperados disponible corresponde a 150.376 pacientes a fecha 18 de mayo, de modo que no hay información sobre los casos activos actualmente en el país.
.Tabla de datos
La tabla siguiente, además de mostrar los datos del coronavirus en España por Autonomías, presentan unos cálculos estadísticos, basados en la letalidad del SARS-COV-2, referidos a una letalidad media para la población en general del 1,1% (procedente del estudio seroprevalencia del Ministerio de Sanidad), que identifican los probables casos por coronavirus que han superado el coronavirus y posiblemente hayan generado anticuerpos.
Además, añado una última fila con nuevo cálculo sumando al total de decesos en España, los 9.300 ancianos fallecidos, residentes en Geriátricos con síntomas COVID-19 sin confirmar.
Evidentemente, los datos indicados no están validados por la comunidad científica, por lo que deben tomarse con la debida prudencia.

(*) Datos confirmados a las 24,00 horas del día anterior (Ministerio Sanidad)
Fuente: rtve.es

PANDEMIA. Un infectólogo del Vall d'Hebrón afirma que la covid-19 está en su fase final

El jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Valle d'Hebrón de Barcelona, Benito Almirante, ha afirmado que el coronavirus se encuentra en la fase final y que "es muy probable que en dos o tres semanas sea absolutamente marginal".
El jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Valle d'Hebrón de Barcelona, Benito Almirante, ha afirmado que el coronavirus se encuentra en la fase final y que "es muy probable que en dos o tres semanas sea absolutamente marginal".
En una entrevista en la televisión municipal de Barcelona, Betevé, Almirante ha defendido que pronto la propagación del virus será mínima y que los rebrotes de gran magnitud son "improbables".
El infectólogo ha manifestado que, tras la evolución de la enfermedad y las medidas de protección y confinamiento de la población, "la enfermedad va a la baja y es muy probable que en un período de dos o tres semanas sea absolutamente marginal".
Almirante compara la evolución de la COVID-19 con la de otras enfermedades víricas como la gripe, que "tiene también una subida muy importante, un patrón que dura varias semanas y un descenso gradual hasta que prácticamente desaparece en la época estival".
"El comportamiento del coronavirus es muy similar a la gripe estacional", afirma el especialista, que confirma que los niños y adolescentes no sufren la enfermedad y tienen un riesgo muy bajo de transmitirla entre ellos mismos o a otras personas.
Esto se debe, según el médico, a que tienen poco desarrollada una molécula que tienen los adultos en la mucosa respiratoria y que sirve al virus para infectar, como una especie de receptor que propaga la infección al resto del organismo.
Fuente: 20minutos.es